domingo, 27 de junio de 2010

En la noche...


Aquí me encuentro,
sola como siempre,
sentada en el suelo frío y cubriéndome en la espesa oscuridad,
viendo la luna en medio de la noche.
Siento la fría brisa que pasa,
tan fría como el dolor inplacable,
pero alimenta mi espiritu un poco
mientras la noche trascurre lentamente.
me arodillo ante la soledad,
pues ya fui vencida por ella;
ya los sonidos de la noche retumban en las paredes
y la oscuridad se hace cada vez más hermosa,
más intensa, más oscura.
Salen lagrimas de mis ojos
mientras la luna ilumina mi cuerpo,
cierro mis ojos y pienso más,
caigo en un sueño profundo hasta la amanecer,
donde nuevamente vuelvo a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada