jueves, 1 de marzo de 2012

Una amante del dolor.




Al pasar del tiempo solo puedo admitir una cosa;
soy una amante de dolor,
de las lagrimas, del sufrimiento,
de la tristeza, de la nostalgia.

Me senté en un banco abandonado de la paciencia
solamente a esperarte a ti,
Oh dueño de mis más puros y bellos sentimientos,
con el corazón ardiente en ti y mi alma viva en los más luminosos colores;
con la esperanza activa en volverte a ver,
sin dejar de lado que siempre me motive a demostrarte todo mi afecto.

Ven a mi, niegame;
ignorame, pideme suplicas,
insultame, dejame;
total... Soy una amante de dolor;
del dolor por esperarte tanto tiempo en vano.

Soy una amante del dolor,
por dejar todo pasar, de serle fiel a la soledad;
de hacerle caso a la esperanza tonta,
de engañar a mi corazón con tantas ilusiones.

Soy una masoquista sin remedio,
o tal vez una poeta enamorada perdidamente de ti;
no lo se...
Lo unico que se, es que mi amor fue puro, grande y hermoso;
no creo sentirlo por nadie más, me dejaste sin alma;
sin deseos, sin amor;
por ser tan ilusa de volverme...
Una amante del dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario